Saltar al contenido
SillasDeRueda.online

Sillas de ruedas de traslado

sillas de ruedas de traslado

Estas sillas de ruedas son ideales para personas que no pueden propulsarse por ellos mismo y necesitan ser ayudados por acompañantes o cuidadores. Un de las grandes ventajas de este tipo de sillas de es son fácilmente plegables y por tanto de muy fácil transporte. A continuación te ofrecemos las mejores ofertas y algunos consejos y consideraciones que debes tener en cuenta antes e comprar una silla de ruedas de este tipo.

Mejores sillas de ruedas plegables de traslado de 2019

Antes de pasar a los consejos y aspectos que debes de tener en cuenta antes de adquirir tu silla queremos ofrecerte un listado con las sillas de rueda autopropulsables que más se han vendido en 2018. Se trata de sillas de ruedas en oferta de primeras marcas.

Aspectos importantes antes de comprar una silla no autopropulsable

Uno de los primero aspectos que tenemos que hacer antes de decidirnos a comprar una silla de ruedas de este tipo es medir los accesos, puertas y entradas de ascensor que usamos normalmente. Si la silla se va a usar en una casa antigua hay que tener en cuenta que las puertas son un poco más estrechas, por lo que hay que contar con ello a la hora de hacer la elección. Si se va a usar en una casa nueva no habrá este problema pues, las viviendas de nueva construcción ya se encuentran adaptadas a la anchura de las sillas de ruedas homologadas.

medidas de una silla de ruedas de traslado

Otro aspecto importante son los reposapiés. Para elegir el reposapiés perfecto hay que pensar en la persona que va a usar la silla. ¿El usuario será una persona mayor que ha perdido la movilidad y necesita ayuda o se trata de una persona que ha sufrido una lesión temporal? Si se trata de una persona mayor, lo ideal será unos reposapiés bajos mientras que si se trata de una persona que por ejemplo se ha fracturado la pierna lo ideal será un elevador en la pierna afectada.

Nuestra recomendación es que adquieras una silla de ruedas que sean adaptables, que tengan muchos accesorios. Así se podrá adaptar según la necesidad de cada momento.

Otra característica a tener en cuenta es el tipo de ruedas. Esta elección va a depender de donde se vaya a usar la silla. Si se va a salir mucho a la calle con ella la recomendación es que tenga ruedas grandes. Con ruedas grandes es mucho más fácil poder superar obstáculos como irregularidades o bordillos.

Ruedas para sillas de ruedas

Una opción interesante es que los apoyabrazos se levanten. Esto hace mucho más fácil el poder acercar la silla a la mesa a la hora de comer.

Consejos para el uso de este tipo de silla de rueda de traslado.

Es aconsejable no usar una silla de ruedas sin un cojín antiescaras. En una silla de ruedas normalmente se pasa mucho tiempo, y si esta se usa sin cojín, es posible que a la persona le salgan escaras. Los cojines pueden ser de muchos tipos: de viscoelástica, de gel, de celdas aire (que son los más completos) .

Cojines para sillas de ruedas

Otro consejo a tener en cuenta si la persona que va a usar la silla viaja mucho es que sea una silla de ruedas ligera y plegable. Existen modelos muy optimizados para este fin. Las sillas de ruedas de aluminio son las más ligeras y según el modelo se plegará más o menos fácilmente.

Este tipo de silla de ruedas no requiere de mucho mantenimiento, pero si es necesario que pase un mantenimiento cada cierto tiempo. Este mantenimiento debe llevarse a cabo por técnicos ortopedas especializados. En este sentido te aconsejamos que lleves la silla a una ortopedia que disponga de recambios oficiales y de “silla de cortesía”.

¿Cómo trasladar a una persona en una silla de ruedas?

Para trasladar una persona con movilidad reducida de un sitio a otro, lo ideal es usar una silla de rueda de traslado ligera. Para manejar la silla de ruedas correctamente hay que manejar una serie de cuestiones:

  • La silla siempre se empuja desde atrás, sujetándola firmemente por sus asas y en dirección de la marcha.
  • Eu usuario llevará siempre los brazos en el regazo o en el reposabrazos.
  • Al subir una rampa lo haremos de la forma habitual extremando la precauciones para no resbalar.
  • Al bajar rampa, la forma de hacerlo es la misma, pero teniendo de cuenta que el acompañante debe ir delante, caminando de espalda a la dirección de la marcha. De esta forma, si hay una caída, el acompañante hará de freno.
  • Al entrar en un ascensor, el acompañante debe entrar primero y posteriormente la persona en la silla de ruedas.
  • Para salir, si hay espacio para dar la vuelta, el acompañante también debe salir primero.
  • Al pasar por una puerta hay que poner especial atención en los codos de la persona que va en la silla para que no se golpee con los marcos de las puertas.
  • Nunca abrir las puertas con los pies de los usuarios ni con los reposapiés, hay que dar la vuelta y el acompañante debe entrar.